25 mayo, 2017

PUNTEOS, LOOPS Y DEMASES: sin problemas de identidad


TREMENTINA
810
(Burger Records, 2017)

/DREAM POP/ A estos valdivianos los conocimos practicando un shoegaze que los mostraba como claros deudores de My Bloody Valentine o Dinosaur Jr., pero agregando una pizca de velocidad punk. Así ocurría en los mini álbumes precedentes, ambos fechados en 2015: BRILLIANT NOISE (editó localmente Recolector, y en Japón lo hizo Vinyl Junkie) y ALMOST REACH THE SUN. Pues bien, los que desconfiaban de ellos por quedar a la sombra de los hacedores del LOVELESS (1991) pueden acallar sus murmullos, porque ahora Trementina han optado por otro tratamiento sonoro. En el camino perdieron a su baterista, que según ellos les ayudó a incorporar nuevas influencias entre las que se cuenta Brian Eno. En 810, el trío que forman el guitarrista Cristóbal Ortiz, el bajista Lucas Martinic y la cantante Vanessa Cea arma el mejor tratado posible de dream pop, claro y puntilloso, de texturas suaves que a lo largo de sus nueve pistas sueltan un fulgor muy creíble. Buenos botones de muestra vendrían a ser el sencillo "Please, let´s go away", "A place up in the sky" o "Fall over myself". Además se intercalan trazas de ambient que le dan más consistencia al cuadro. No se hable más de problemas de identidad: Trementina la tienen bien puesta, aprovechando unos vientos envolventes que los pueden hacer crecer a futuro.

No hay comentarios: