31 marzo, 2006

CAJA MALDITA: Late show? Yes, very late...

Un late show... El concepto venía dando vueltas por ahí, sin concretarse, hasta que aparece este año LA TELE O YO (TVN, martes después del noticiero MEDIANOCHE), programa conducido por el señor opinólogo Julio César Rodríguez. Al principio el espacio se ve bien intencionado en el hecho de tener invitados relacionados con la contingencia, y por llevar a músicos para que toquen allí (ya lo han hecho Lucybell, Los Bunkers, Mauricio Redolés, Casanova, los franceses Holden y los argentinos Babasónicos, entre otros), atenuando la ausencia irrisoria de reales espacios para la música en nuestra tevé. Todo lo anterior no asegura el éxito llano de este show. A mi modo de ver, habría que hacerlo todo de nuevo... El anfitrión suele iniciar con comentarios irónicos sobre actualidad que no calientan; dicho de otro modo, producen tanta vergüenza ajena como los de Aldo Schiappacasse en La Última Tentación. Los momentos supuestamente cómicos presentan a Arturo Ruiz-Tagle y también a Kurt Carrera y Pablo Zamora (Profesor Salomón y Tutu Tutu en su época gloriosa) haciendo rutinas que nacen muertas, DOA diría Dave Grohl... Como si fuera poco el desperdicio, hay un notero distraído llamado Joel Umaña, que no es ni la sombra de los que aparecen en CQC (Lasalvia es mil veces mejor) ni de los hermanos Copano. Ah, en el ciclo inicial, cuando LA TELE O YO iba los martes, miércoles y jueves, había un panel de tres, en el cual estaba la guapa María Gracia Subercaseaux; menos mal que ya no está en este bodrio. Cuando Jaime Bayly fue al programa, supimos que lo que hace Julio César era lo que el peruano pretendía hacer en Chile. ¡Menudo despilfarro, amigos míos!

24 marzo, 2006

MINIMALIAS Y MAXIMALIAS: autoadhesivos

Suelo usar últimamente unos autoadhesivos que encontré al lado de un contenedor de basura; se trata de esas tiras que llevan las marcas de tarjetas de crédito, las que se ponen en las tiendas y otros locales de prestancia, para el conocimiento de la aceptación de éstas. Cuando las maneja uno, dejan un aroma profundo a plástico, que puede resultar un tanto hostigoso para otros (a mí no tanto, si cuando alguna revista que compro lo tiene, incluso me siento honrado) . El cuento es que me sirven para tapar un espacio que queda en el cuarto donde empiezo y termino mis jornadas de trabajo. Como son varias las que obtuve, he usado una cada vez. Otras las he recortado para pegarlas a mis cuadernos, práctica fetichista acostumbrada en mí. Pienso, mientras anoto y miro hacia la esquina donde hay un puesto de completos, en un comercial típico de franja infantil: un producto que permitía hacer con cualquier papel unas calcomanías fantásticas... Algo así creo yo que son estas cositas, pero con una utilidad tremenda en un momento como éste.

PAPELERÍA (o poesía): Dry

No olvides la sequedad del cartón
sobre ese territorio ambiguo
que es aquel garaje o bodega
visitado por ti cada vez menos, pues
ahora vienes y vas por causas
olorosas y dueñas
de abrazos. Trata de reconocer entre
las botellas que tenían
mostos amargos
al grillo más escurridizo: después de él
en la ventana
se verá andar una urna mortuoria
y otro sonido tal vez. Sin equívocos,
la partida de un adversario
a quien puedas recordar
-pero esta vez su aire
es seco, duro, definitivo
desde el garaje que te obstinas en atender más.

21 marzo, 2006

CAJA MALDITA: vuelven los hombres de negro, con notera incluida

La versión chilena de CAIGA QUIEN CAIGA (Mega, domingo 22:00) regresó como se esperaba en este mes. El tridente conformado por Nicolás Larraín, Gonzalo Feito e Iván Guerrero (este último ocupando en definitiva el puesto de Pablo Mackenna, desaparecido de pantalla por problemas personales) nuevamente hará de las suyas los domingos, acercándose a los políticos, jugando con los famosos (o famosillos) y, más que nada, aplicando ese humor ácido y a ratos apendejado que les rinde en cierto modo. La novedad inicial coincide con el hecho de que gobierne una mujer, Michelle Bachelet (muchas de las notas que aparecieron en el primer capítulo tuvieron que ver con ello): por primera vez hay una notera, y se trata de Pamela Le Roy (antes parte de Mekano, y alguna vez invitada a hacer una nota por el espacio). La muchacha rindió al principio, con el traje característico, bastante bien, y en lo que avance del año irá afirmándose, sacándose rendimiento. Habitualmente muchos atienden de CQC a esas listas tan necesarias: el Top Five y los Grandes Pensadores; nos indican qué joyitas erróneas hay en nuestra televisión, y hay que imaginarse el sacrificio de los que compilan, eso de ver horas y horas de tele para encontrar lo que ya les dije. Lo que hay que esperar de todas maneras es que siga Proteste Ya! , la sección de Iván Guerrero donde se abogaba por los derechos de la gente, una muestra para los que dicen que CQC no hace más que joder y reírse a la mala. De nuevo los domingos tienen risa. Al menos para los que entienden que a esa hora TOLERANCIA CERO (lo que transmite Chilevisión) no ayuda.

14 marzo, 2006

PAPELERÍA (o poesía) : Fulana (en el pudridero)

las frutas
se pudren a diario en la compotera

al igual que mi corazón
después de comer una manzana harinosa

que me recuerda
esas caricias de superficie

también harinosa
por no decir tentadoramente pútridas

ojalá nunca
las hubiera descubierto ojalá

tú te pudras en la línea de espera
de cualquier sitio

y ya no te digieran

01 marzo, 2006

PUNTEOS, LOOPS Y DEMASES: Viña estuvo mucho mejor con Franz Ferdinand

Como es la costumbre en cada febrero, pasó el Festival de la Canción de Viña del Mar, del cual este servidor declara haber visto agradado a Juan Luis Guerra, José Feliciano y a los españoles de Amaral. No es mi deseo analizar el evento como ciertos opinólogos, sólo quiero hablar de algo que esperaba con impaciencia y que fue lo mejor del show: la actuación de los maestros del revival post-punk, los escoceses Franz Ferdinand.

Alex Kapranos (quien vestía camisa roja y pantalón rojo) y sus boys sonaron como se esperaba, las guitarras y todo lo demás en su sitio y prestos para hacernos mover. El público coreó la mayoría del repertorio, que incluyó "Walk away", "The dark of the matinee", "This fire" y, cómo no, los singles estrella "Do you want to", "The fallen" y "Take me out". En un festival donde las últimas veces los números anglófonos han correspondido a bandas conocidas pero no tan vigentes (Kansas y A-Ha justamente estuvieron en esta versión), se agradece a raudales la presencia de los autores de YOU COULD HAVE IT SO MUCH BETTER en la Quinta Vergara, y que Sergio Lagos fuera el anfitrión (junto a Myriam Hernández) hacía sentido para ese entendimiento con la banda. Debería ser así para las próximas... ¿No será mucho pedir?