09 mayo, 2017

MINIMALIAS Y MAXIMALIAS: Oscar Fuenzalida, el hombre que encaró a Girardi

Durante los últimos días hemos podido saber de un video que muestra lo que le pasó al senador Guido Girardi (PPD) cuando viajaba en un avión. Se le acerca un tipo y lo encara duramente, dicíéndole que se salga de la política porque es un personaje nefasto que le hace mal a la patria, o algo así, agregando una buena ración de garabatos. Más tarde sabríamos que el francotirador de palabras contra el pepedeísta es Oscar Fuenzalida, empresario que comenzó como repartidor de quesos en los años 80, y que años después se convertiría en un hombre importante al ser el dueño de varias cadenas conocidas de comida rápida como Doggis, Juan Maestro o Popeye. El afectado señala que esa mala baba de Fuenzalida podría corresponder a cierta indignación porque la Ley de Etiquetado de Alimentos impulsada por el actual Gobierno de la Nueva Mayoría ha perjudicado a sus negocios, vetando la posibilidad de publicitar sus productos en TV y acercarlos a los escolares. La nota que publicó al respecto el diario La Segunda durante el día de ayer agrega otro dato muy sabroso, al menos para este redactor: Oscar es el padre biológico de una mujer que fue Miss Universo Chile en 2013. ¿La ubican? Se trata de María Jesús Matthei, la misma a quien varias veces han elegido como peor vestida en Maldita Moda, sobrina de la actual alcaldesa de Providencia, la rubia Evelyn Matthei. A ver... Entiendo que la Ley mencionada es importante a la hora de orientar a los niños y adolescentes en su alimentación, y que Girardi defienda aquello es respetable; en ese punto habría que pegarle palos al empresario que desea seguir ganando plata a manos llenas a costa de la salud de la gente. Pero no tengo ganas de blandir esa postura. Me quedo con lo que el hombre le dijo al senador, y estoy seguro que es lo que la mayoría del pueblo chileno piensa: que Guido Girardi es un maldito mafioso que se pone su cagá de delantal de médico para vender la pomada, que es un mafioso mugriento interesado en seguir teniendo poder para hacer lo que quiera. Y vive Dios que sería bueno no verlo nunca más en política. Tipos como él sólo hacen que Chile desconfíe más y más de los "honorables". Y la infamia no sabe de diferencias ideológicas. Circula entre socialistas, democratacristianos, comunistas, derechistas y demases. GIRARDI, ¡CHÚPALO CON MAYONESA Y KETCHUP!

No hay comentarios: