13 mayo, 2017

PUNTEOS, LOOPS Y DEMASES: raigambre atemporal

MON LAFERTE
La Trenza
(Los Manejadores/Discos Valiente/Universal, 2017)

/POP SENTIMENTAL/ Durante los últimos 6 años hemos sido testigos privilegiados del crecimiento que ha tenido Mon Laferte como intérprete, construyendo un camino desde México, nación escogida por ella para comenzar desde cero tras esa etapa como participante del programa Rojo. DESECHABLE (2011) fue un ejercicio pop rock por lo general saboreable, mientras que TORNASOL (2013) apostaba por un eclecticismo que en parte adelantaba lo que actualmente desarrolla. Y MON LAFERTE VOL. 1 (2015) ya la instala con todo en la hondura sentimental, abriéndole las puertas de la masividad gracias a la reedición por Universal; su voz recibe el baño de multitudes justo, con uno que otro teatro coreando sus letras apasionadamente. Además hay que considerar esa actuación suya en el último Festival de Viña, el feliz reencuentro oficial con su ciudad natal. La resonancia de Mon no deja de aumentar, al punto que un temazo como "Tu falta de querer" es disfrutado hasta en las ferias libres como si se tratara de un clásico de toda la vida.

Puestos a degustar LA TRENZA, nos encontramos con una secuela mayor del VOL. 1, donde todos los elementos brillan tan bien o mejor que en aquél. Teclados, bronces y guitarras juegan con total naturalidad para darle a ella el apoyo que merece. Mon no necesita en estos tiempos de Instagram hacer malabares tecnológicos ni arreglar su voz. Su norte y su sur son crear música de raigambre atemporal, que podría ser de otra época sabiamente lejana; cosas de haber aprendido a sentir esos sonidos y ritmos de la mano de su abuela. Su honestidad hace que en cada surco le creamos por completo. La apañan en este viaje Los Celestinos en el trote andino inaugural "Pa´ donde se fue", el español Enrique Bunbury en "Mi buen amor", el colombiano Juanes en la contagiosa cumbia sadomasoquista "Amárrame" (un disparo preciso hacia la conquista radial) y el ariqueño Manuel García en "Cielito de abril". También se atreve a revisar "Ana", tema de Los Saicos, banda peruana señalada como precursora del punk. Merecen mencionarse de igual manera cosas como el bossa de "Que sí" con presencia de un instrumento como la cuica, o la juguetona "No te fumes mi mariguana", que es a este disco lo que "El Diablo" era al anterior: un sano asedio al ska, pero la presente además lleva remate circense. Mas lo realmente imprescindible aquí viene de la mano de "Yo te qui", vals peruano cuya letra confirma que Mon es capaz de llegar a alturas poéticas de total excelencia. Lo mismo se puede decir del retrato bolerístico en segunda persona que es justamente "La trenza": allí está ella como quien crece esperando brillar como nadie, diferenciarse de lo que la rodea. Aplaudan, que Mon Laferte consigue nivelar completamente, y su consolidación internacional es algo completamente real.

No hay comentarios: