02 mayo, 2017

PAPELERÍA (o poesía): Diariamente innecesario

Me levanté temprano y compré El Mermelado,
periódico también conocido en otros sectores como El Merme,
supuestamente influyente y respetado por dirigentes y empresarios
de toda clase. De la portada al cuerpo zeta me encontré con columnas
sobre la importancia de usar chaqueta o cómo pronunciar
correctamente en arameo, una entrevista a un político que cobraba
hasta a los que meaban en los árboles, la nota sobre el papelón de 3 Piritas de Guano
en la liguilla final, fotos ultra socialité tomadas
durante ese concierto de Johnny Fiasco en el Coliseo de Barro
y la reseña del nuevo libro de Carla Andrea Ciego sobre peleas entre esposos.
Todo eso parece interesante pero no lo es en absoluto,
así que sin más preámbulo agarré todas las páginas del Merme
(incluyendo los insertos de Multitiendas Niples o de Florafea),
las fui tijereteando a lo bruto, arrugando su arrogancia
hasta que se volvieron una masa amorfa de papel insignificante,
lo cual hace que me pregunte:
                                            ¿cuánto aguanta
el papel de diario? ¿Hasta qué punto
la tinta puede patrocinar tanto absurdo,
tanto ceremonial vacío?
                                   Ahora sólo falta
tirar a la calle esa mermelada de papel,
dejarla a merced de los basureros.

No hay comentarios: