29 abril, 2005

MINIMALIAS Y MAXIMALIAS: clima esquizofrénico

Ayer, cuando desperté para empezar a armar mi día, mientras veía la tele, la lluvia se dejaba caer sobre Santiago con bastante furia. Suelo preocuparme mucho por eso, ya que trabajo al aire libre y me puedo mojar bastante. Cuando llegué allá, las gotas se habían detenido y el cielo entregaba su postal más clara, sin nubes. Hoy el sol brilló de nuevo. Lo anterior se puede denominar, a mi modo de ver, como clima esquizofrénico, un clima que hace tiempo se ha hecho ver por estos lados, y me extraña un poco eso pues no estoy en La Paz ni en Lima ni en Buenos Aires ni en Quito. Aunque trate de entender a los señores que dan los informes y sus conceptos de corriente del no sé qué o los frentes de altas presiones, esto me hace sospechar en cosas como qué ropa usaré o si voy o no voy a tal cita, si es que no la anulan. Ufa. ¿O tiene un ápice de frívolo lo que digo? Una pregunta más, sin respuesta...

INTRO

Bueno, esta vez he decidido sumergirme en otras aguas digitales, ya que varios lo están haciendo. En este humilde espacio trataré de plasmar de la mejor y más libre forma posible mi parecer sobre varias cosas que dan vueltas y vueltas por mi cabeza, las cuales forman parte de eso que Cerati llamaba naturaleza insaciable.

O como dirán otros, habemus novum weblog, y que se mantenga esto por el tiempo que sea necesario. A los que se acerquen, simplemente

¡BIENVENIDOS!


JUAN BASCUR NÚÑEZ
viernes 29 de abril, año 2005