02 agosto, 2017

PUNTEOS, LOOPS Y DEMASES: los Traveling Wilburys indie del siglo XXI


BNQT
Volume 1
(Dualtone/Bella Union, 2017)

/NEO SOFT ROCK/ El planteamiento es atractivo: una superbanda compuesta por cinco cantantes, los cuales también tienen participación en los arreglos instrumentales. El cabecilla de esta iniciativa es Eric Pulido, hombre ligado al grupo Midlake, quien juntó a Ben Bridwell (Band of Horses), Jason Lytle (Grandaddy), Alex Kapranos (Franz Ferdinand) y Fran Healy (Travis). Bridwell y Kapranos colaboraron a distancia, usando el correo electrónico. Por su parte, Healy y Lytle se reportaron en el estudio de Midlake en Denton, Texas. Cada uno escribió dos canciones, lo cual da como resultado las 10 de este VOLUME 1, un trabajo de sonido limpio y amigable al 100% que invoca al espíritu del mejor soft rock; suena totalmente atemporal, tan excepcionalmente retro, con un feeling cercano al habido en LA TRENZA de doña Mon Laferte, sin ir más lejos. La entrada de "Restart", gentileza de Pulido, huele a glam rock entre T. Rex y Tame Impala. El piano de "Unlikely force" (Bridwell) roza lo magistral. Las cuerdas de "100 million miles", aporte de Lytle (que también se manda "Failing at feeling"), se pronuncian emocionantes. Uno de los momentos Kapranos, "Hey banana", se impone por una cuestión de tono misterioso; hacia el final Alex vuelve con la balada "Fighting the world". Pulido prosigue con "Real love": título Lennon, partida circa la Electric Light Orchestra y trompeta precisa. Fran Healy dice presente con "Mind of a man" y una "L.A. on my mind" que destila rock soleado a más no poder, de silueta rolinga. "Tara" exhibe a un Bridwell que se planta apuntando al David Bowie de YOUNG AMERICANS (1975). Uno de los referentes claros de BNQT a los que deberíamos agregar el influjo de Eagles o los olvidados Poco. VOLUME 1 se deja querer, y dejará tremendamente satisfechos a los hinchas de las bandas do militan sus miembros. En definitiva, estamos delante de los Traveling Wilburys indie del siglo XXI, aunque el tiempo -a la larga el mejor juez- dirá si son tan recordados como la escuadra de Harrison, Dylan, Orbison, Petty y Lyne.

No hay comentarios: