03 agosto, 2017

MINIMALIAS Y MAXIMALIAS: Vesta lee a los que le pegan palos junto a su mami

Que hablen mal de uno es espantoso. Pero hay algo peor: que no hablen. Palabras dichas por el gran Oscar Wilde que sirven para introducir un comentario sobre uno de los últimos videos de Vesta Lugg, quien durante esta semana está subiendo uno al día, preparándonos para una sorpresa. En estos días ella se encuentra en Nueva York, trabajando con Kevin Vásquez. Me referiré a lo que subió el día de ayer: "Leyendo tweets pesados ft. Mamá", donde se dedica a revisar, acompañada por su madre, la señora Barbara Lugg, todos aquellos comentarios en Twitter dirigidos a ella con el fin de pegarle palos, algo que me remite a cuando Roberto Apud hijo en su canal La Vida del Desvelado le mostró a varios personajes lo que decían de ellos; justamente en uno de esos videos participó Vesta. Se suceden las impresiones descarnadas hacia la chica de "Touch me", como la de quien la considera irritante. La aludida contesta: Perdón, ¡no quiero irritarte! Sólo busco entregar alegría y risas por mi canal de YouTube. Hace 20 años, Eduardo Bonvallet se quejaba de ciertos periodistas que consideraban a Marcelo Salas como un tipo pesado, defendiéndolo como un artista de la pelota. Justo es que yo haga lo mismo con Vesta Lugg. Ella no es pesada. Ella tiene una vibra especial que puede ser valorada de manera transversal: así lo demuestra que medios como Radio Cooperativa, Bío Bío o el sitio web del diario El Ciudadano le dediquen un espacio. Si me preguntan qué aporta Vesta, yo siempre digo: ella aporta frescura, simpatía, carácter y encanto pop. Más claro que echarle agua.

No hay comentarios: