08 agosto, 2017

PUNTEOS, LOOPS Y DEMASES: ellos son los papás


LOS SANTOS
Pxxrificacion
(La Vendicion, 2017)

/TRAP ESPAÑOL/ Todo el mundo está hablando del trap. Tanto los que lo defienden como los que lo aborrecen. Agotada la vía machacona y retumbante del reggaetón corporativo que ya ha hecho demasiada fortuna y ha parido engendros menores que no sirven para estar parados sobre la tarima del pop perdurable, se está imponiendo esta visión de las cosas con una base anestesiada que está a medio camino del hip hop y del R&B, y entrega líricas desvergonzadas sobre sexo explícito, consumismo sin trampas y armamentismo del que asusta (pistolas, AK47 y similares). Piensen en el "4 babys" de Maluma (colombiano más cercano al perreo que, al igual que varios de sus colegas, sale mejor parado como animal de compañía), en el "Me acostumbré" de Arcangel, en los últimos ejercicios de Farruko, en Bad Bunny, en Bryant Myers, en Anuel AA... Eso si consideramos la facción latinoamericana del fenómeno. Porque también hay unos hombres en España que lo hacen todo en ese terreno: el informe publicado en el último número de Rockdelux da cuenta de ello. Los exponentes más reconocidos de este subgénero de la música urbana en la Madre Patria son Los Santos, que antes se llamaban PXXR GVNG y habían editado un álbum en un sello multinacional. El cambio de nombre se estableció a raíz de que se fue el productor que trabajaba con ellos. Ya desde su propio label, La Vendicion, sacan su nuevo disco, un mini-LP que en 6 pistas deja claro cuáles son las verdaderas intenciones de sus hechores. Establecen una línea temporal desde la traca inicial, "2K14dpg" (léase "Dos mil catorce después de PXXR GVNG"); se revuelcan en el bilingüismo por partida doble: metiendo el afrancesamiento en "Kes ke se" y los aires italianos en ese arrejunte con Darkside777 que es "Trappin en el Vaticano" (¿le gustaría al Papa Francisco?); invitan a AC3 en "Worldstarhiphop"; ponen las cosas claras sobre quiénes son los que tienen la legitimidad en un espectacular "Youtubers" con Jamal Farruk (tenemos cadenas de oro de verdad/(...)si hablamos de trap, nosotros somos los papás/(...)no tengo miedo a morir, voy a resucitar) y alcanza cotas de mayor sensualidad en la final "6 pecados", con una tetralogía que no admite mayor interpretación: Perignon, Dior, cocaína y alcohol. Esa onda. Todo el que quiera ir un paso más allá de lo que ya nos venden como trap (aunque todavía no supera en la radiofórmula chilensis al reggaetón) sólo tiene que prestarle oreja a Los Santos. Sí, ellos son los papás.

No hay comentarios: