10 junio, 2015

TVMHTD: ¿histeria o posesión demoníaca?

En el Chile de fines del siglo XIX, tiempos donde José Manuel Balmaceda quedaría como el primer presidente suicida de nuestra historia, se dio el caso de una mujer poseída por fuerzas demoníacas. Aquello es revisitado gracias a la telenovela LA POSEÍDA (TVN, domingo a jueves después de 24 HORAS CENTRAL), producción cuyo equipo de guionistas es comandado por Josefina Fernández. Con la presente, el franjeado de las nocturnas teveeneísta retoma la veta del suspenso y el epatar que funcionó de perillas en Alguien te Mira, Dónde Está Elisa? o Su Nombre es Joaquín. Justamente alguien que estuvo en la última mencionada es la protagonista aquí: Luciana Echeverría, quien vuelve a TVN tras una breve pasada por Canal 13, donde encarnó a Diana en Chipe Libre. Pues bien, Luty es Carmen Marín, esa joven a la que le vienen convulsiones sui generis. Según un doctor lo de Carmen es histeria. Según el cura y las monjas del convento, ella tendría a Satanás en su cuerpo. Ambas versiones chocarán de forma radical en una historia que nos vuelve a mostrar cómo ha operado la visión del catolicismo duro, el catolicismo penitente y sufriente, el catolicismo de los varillazos en las manos cuando no obedeces (Sor Juana, encarnada por Amparo Noguera, los reparte que da pavor), el catolicismo que cubre manchas nada de mínimas como que un cura haya tenido amoríos con la esposa de un hombre poderoso, o que otro haya sido un soldado que mató a 77 adversarios. Una oscuridad que se vale del nombre de Dios para alzarse como voz oficial y combatir las semillas diabólicas. En el elenco de LA POSEÍDA también vemos a Francisco Melo, Marcelo Alonso, Patricia Rivadeneira, Francisca Gavilán y Alicia Rodríguez, entre otros actores. Seguro va a haber gente quejosa diciendo que faltan efectos especiales y otros elementos más vistosos, pobres almas en desgracia que querrían ver a Carmen moviendo la cabeza a velocidad de crucero, pero con la tensión dramática y los toques de acuerdo a la época representada (¿se fijaron en la chingana de La Chimba, recreación de los lugares que había donde hoy existe el Barrio Bellavista?) nos damos por pagados, y más encima felices de ver cómo Luciana asume desafíos especiales que la dejan como una actriz a seguir siempre.

No hay comentarios: