09 marzo, 2015

PAPELERÍA (o poesía): Sin eslóganes

A futuro será cada vez menos probable
que los poetas nos aseguren que volverán las golondrinas
o que pueden escribir los versos más tristes esta noche
porque no les interesará ir elaborando eslóganes
para ganarse el favor de las colegialas o las empleadas;
los crepúsculos a observar serán menos amarillos
y la tinta manchará sus dedos en el nombre
de la sacrosanta incomodidad.

Así como van las cosas irán dejando
su voz en el viento como un canto áspero
que no quiere ser escrito sobre bronce ni galvano alguno-
con suerte en un tierral o en medio de las latas
de cerveza extrafuerte que se toman
después de redactar cualquier cosa que no sea
una obra maestra.

No hay comentarios: