14 marzo, 2015

INFOLIOS DE ESTE TIEMPO Y OTROS: el edificio multilingüístico de Giancarlo Huapaya

La imagen del peruano Giancarlo Huapaya sentado en el sillón con la escoba en una mano y la regadera en la otra está allí, dándonos la bienvenida a la hora de revisar un volumen que fue su primer libro físico, ya que INCERTIDUMBRE (2004) salió como plaquette virtual. ESTADO Y CONTEMPLACIÓN/CANCIÓN DE CANCIÓN SE GANA (Hipocampo, 2005) es un breve volumen cuyas dos partes van inversas como si se tratara de un vinilo en siete pulgadas. La relación musical no se queda sólo allí, pues en los versos que Giancarlo escribe hay muchísimo de oído, de querencia fonética constante al punto que es un tanto difícil encontrar pasajes donde haya una versificación legible para el lector más tradicional. Aunque tampoco esto sea como los textos de David Rosenmann-Taub o José Kozer. El limeño amasa las palabras mezclando voces extranjeras, frases publicitarias, modismos cultos y de los otros... Va armando un cuerpo escritural muy singular en estos 10 poemas: los 4 de Estado y Contemplación (sección subtitulada Cuando los Iluminados se Encuentran en la Casualidad Ajena) y los 6 de Canción de Canción se Gana. Cada parte tiene su prólogo: Omar Aramayo y Julio Heredia respectivamente cumplen con la función de advertirnos sobre los potenciales aciertos de Giancarlo. Y justamente Heredia apunta que lo suyo son versos escurridizos como la silueta caprichosa de un cuerpo adolescente, o un edificio multilingüístico construido pico a pico de adobe y teja de ladrillo. A fin de cuentas, como escribe el propio Huapaya en "Estrofa cuatro (Lo que sé, ser. Trillar)": La canción por canción se pierde/se invierte, se mulle.//Se aproxima. Aproximarse a él es algo que se recomienda.

No hay comentarios: