02 marzo, 2015

PAPELERÍA (o poesía): Negociado perro

a otro perro con ese hueso decía un perro
que rechazó una oferta de servidumbre por
insuficiente y por exceso de letra chica.
que yo sea un can pequeño no significa que
tenga que acatar cláusulas burdas escritas
en letra chica decía el mismo perro mientras
paseaba (esperando por una perrita con la que
pudiera estar pegado) frente a otros negociantes
parecidos al que mandó a la mierda.
                                                      el perro
recibió un hueso delicioso y descansó con la brisa
de las calles y de pasadita se preguntaba
cuántos otros perros sí aceptaron cualquier oferta
inescrupulosa sin leer la letra chica
todo para recibir el huesito sabroso de una.
ni siquiera se tomaría la molestia de cruzar:
al otro lado podría toparse con los cadáveres
de varios canes ajusticiados.

No hay comentarios: