19 enero, 2015

INFOLIOS DE ESTE TIEMPO Y OTROS: las contemplaciones de Molinari

Tengo en mis manos un ejemplar de LA HOGUERA TRANSPARENTE (Emecé, 1970), libro de Ricardo Eufemio Molinari, poeta argentino nacido a fines del siglo XIX y fallecido en 1996, un hombre que quedó huérfano a los 5 años y luego fue criado por su abuela. Molinari compartió con Jorge Luis Borges y otros autores en las páginas de la histórica revista Martín Fierro, y además pudo viajar para encontrarse con varios poetas españoles de la Generación del 27 como Federico García Lorca y Rafael Alberti. Si uno se fija, ciertamente hay un tono cercano a esos monstruos del verso en los poemas de LA HOGUERA TRANSPARENTE. Las ilustraciones de Libero Badii acompañan a este libro cruzado por un existencialismo contemplativo donde se alternan algunas modalidades métricas y el verso libre. Hay paisajes que el poeta va describiendo con un manto metafísico, donde aparecen esos pájaros a los que el hablante lírico observa con una atención y un asombro indisimulados. Por ejemplo: un mirlo mojándose en la lluvia tenue y agotada; un colibrí (Ave escondida de patas azules); una gaviota que Lejos sube y grita; una paloma de la cual Nadie conocerá algo, la misma que Badii dibuja eléctrica y remarcada; o una Pajarita, pajarita a la que se atreve a confesar: no es el soñar/lo que me entretiene,/sino el morir/que viene. Mas no sólo esas aves reciben la mirada del ser aquí. La serie "A una asombrada luna de invierno" enfoca hacia el satélite nocturno, llegando a verla transformada en árbol, en mar, en fruta asida y haciéndola hablar. Entorno natural donde se abre paso el hablante evocando paseos por Londres o San Agustín de Acolman, recitando versos dolientes de otros tiempos (No so yo quien ser solia/no no no/sombra soy del que murio -sic-) o descubriendo que Sola una palabra/anda en mí, eterna, limpia, descarnada:/¡Dios, siempre Dios! Poesía triste pero con destellos de luz identificables, con el quizás templándose cual acero próximo.

No hay comentarios: