03 diciembre, 2015

PUNTEOS, LOOPS Y DEMASES: no se marea


NANO STERN
Mil 500 Vueltas
(Chilevisión Música, 2015)

/CANTAUTOR/ Ciertamente, lo de las vueltas es un asunto que le concierne bastante al héroe en cuestión, tanto en el sentido de los viajes que ha hecho por distintos lugares de este mundo mostrando su arte como por los giros que debe dar, sea de día o de noche, en torno a los temas que lo obsesionan, como le ocurre a todo cantautor. Y Nano Stern es uno de ellos, uno que a estas alturas ya tiene su sello identificatorio, esa voz vibrante y entusiasta que junto a su guitarra bien rasgueada viene a acompañarnos para que no nos perdamos aunque él se pierda un tanto. Todo barnizado por un sonido ya reconocible con elementos de folclor, rock y jazz.

Estas MIL 500 VUELTAS tienen el aspecto de un viaje donde se insertan otras voces amigas, que aunque la mayoría de las veces lleguen grabadas a distancia realmente tiene sentido que estén cuadrándose; así ocurre con Beatriz Pichimalen, Vero Soffia y Marta Gómez, más otros que al nombrarlos ya les mostramos respeto: Susana Baca, Joan Baez, Pedro Aznar y Jorge Drexler, este último presente en "Ser pequeño", tema con dimensiones de himno sobre cómo se debe afrontar la fragilidad de uno mismo, esa oscuridad que acecha cuando nos enfrentamos a los otros elementos naturales y demases circunstancias que se exhiben a lo largo de este álbum que lo mismo entrega coros elevados en "Vapor", el preciosismo de las cuerdas envolventes vía "Todo canta", el justo tributo al "Árbol del bosque", los momentos en tono de fiesta sincera de "Festejo de color" o "La serotonina" (derechamente una invitación a levantarse), una "Plegaria para después de la lluvia" que no merece objeción alguna... Entre tanta vuelta que se da, el bueno de Nano (su hermana Claudia también figura haciendo coros en "Festejo...", "La serotonina" y "Ley de vida") no se marea: mantiene su enfoque y su armonía en un disco que no lo saca de su nivel hondo.

No hay comentarios: