30 diciembre, 2015

MIS ÚLTIMAS PALABRAS DEL 2015

Al año 2015 le quedan pocos momentos. Un año que será recordado por momentos complicados como los atentados terroristas ocurridos en París: lo de Charlie Hebdo en enero y lo de noviembre en distintos puntos, incluyendo la sala de conciertos Le Bataclan donde tocaban Eagles of Death Metal. Un año en el que se destapaban escándalos de corrupción en el fútbol, y allí también Sergio Jadue, quien estaba al frente de la ANFP, está metido hasta las recachas. Un 2015 donde hubo Copa América en casa, y la ganamos en buena lid, con el talento de Bravo, Medel, Eduardo Vargas y otros. Un año en que hubo vidas que se apagaron de distinta manera, como la de ese enorme luchador llamado Eduardo Bonvallet, una noticia que entristeció las Fiestas Patrias junto con el terremoto. Un año en el que la Presidenta Michelle Bachelet vería a su hijo Sebastián Dávalos involucrado en el Caso Caval, y en el que no dejaron de sonar los ecos de las chanchadas de Penta, SQM y Corpesca. Un 2015 en que se aprobó el Acuerdo de Unión Civil, vínculo que permite a las parejas homosexuales (y a las hétero también) un reconocimiento oficial. En fin, un año que deja momentos durísimos y que ojalá dé paso a un 2016 donde en efecto las certezas sean más y quienes hicieron de las suyas cumplan castigo, donde tengamos más motivos para celebrar indudablemente. Ojalá el nuevo año nos guarde destellos de esperanza. Durante un tiempo Naturaleza Insaciable dejará de emitir sus posteos, pues tocará revisar los contenidos del período 2011-2015, con el fin de armar listas que darán por terminada la celebración de los 10 de este blog que sigo llevando, y que espero no abandonar. Mientras tanto igual estaré publicando material en One Way or Another, el hermano menor. Que los abrazos y las copas estén llenas de goce al llegar la cuenta regresiva.

No hay comentarios: