19 julio, 2015

PAPELERÍA (o poesía): Que se vayan todos

"Que se vayan todos, que no quede
ni uno solo" decía aquel cántico
de origen futbolero cuando la desesperación
era la única medida posible. Aquí
igual queremos que se vayan todos
para que las matas de pasto recuperen
su gracia, para que el aire no tenga
que leerse entre líneas ni las caras
que veamos tengan aristas odiosas
de las que duelen más y más.
Puede que mañana sea un grillo bienhablado
quien nos despierte para construir
un destino burbujeante con menos
partículas duras. Aquí los que merecemos quedarnos
haremos todo lo humanamente posible e imposible
para que se revierta la situación
y se empiece a cantar: "Que vengan todos,
que no falte ni uno solo".

No hay comentarios: