05 julio, 2015

LA COPA EN SU CASA: LA GLORIA HA LLEGADO, ¡POR FIN!


CHILE 0
ARGENTINA 0
Triunfo por penales: 4-1
Estadio Nacional, sábado 4 de julio

Si hay un par de juegos entre chilenos y argentinos disputados en el Nacional que suelo marcar como favoritos de la vida, ésos son: el amistoso de 1994 previo al Mundial de Estados Unidos, con un Marcelo Salas que debutaba en la Roja de manera excepcional, llegando a estar cerca de ganarles mas todo terminó 3-3; y el 1-0 de 2008 por las Eliminatorias, con Marcelo Bielsa en la banca, donde Fabián Orellana convirtió el pepón triunfal. Y ahora hay que agregar lo que pasó ayer en la gran final de Copa América. El coliseo de Ñuñoa repleto, un montón de banderas presentes (regaladas por el bueno de Leonardo Farkas) y el Himno Nacional entonado desde el corazón con esa fuerza que en otras latitudes envidian sanamente, más un minuto de silencio por la inesperada muerte del motociclista Carlo de Gavardo a causa de un paro cardíaco.

Chile fue de igual a igual durante gran parte del encuentro, buscando el gol una y otra vez, mientras que los hombres de Gerardo Martino oponían resistencia en el fondo y salían en contragolpe. Lionel Messi no tuvo prácticamente facilidad alguna para lucirse. Del lado nuestro, Gary Medel fue un luchador incansable, Alexis Sánchez sacaba fuerzas de donde le salieran, Arturo Vidal se mantuvo aunque en un lapso se temía que estuviera complicado e incluso un elemento como el Gato Silva (jugador menor en el papel que ocupaba el lugar del suspendido Gonzalo Jara) fue relevante. Justo fue cuestionar que Jorge Sampaoli no sacara a Vidal, pusiera a Matías Fernández y no recurriera a Mauricio Pinilla en el alargue, y ni hablar de cuando sacó a Jorge Valdivia, nuestro Mago. Pero afortunadamente nos sobrepusimos a tales decisiones técnicas y logramos llegar tras 120 minutos (el alargue sólo se aplicaba en esta final) a los temidos penales. En esa serie partió Fernández colocándola bien arriba, Vidal convirtió el segundo, Charles Aránguiz el tercero y Sánchez cerró la serie de manera caregórica; del lado argentino Messi la puso adentro, mientras que Higuaín y Banega fallaron.

Después de mucho tiempo cargando con triunfos morales, frustraciones horrorosas, resultados inocuos y falta de concreción, Chile se encuentra con la gloria de un título futbolístico adulto, en casa y merecidamente, ganado en buena lid. A ver qué dicen los de otras naciones sudamericanas que hace días farfullaban que esta Copa estaba arreglada para Chile, que los árbitros estaban comprados, que bla bli blu -ejem, valga decir aquí y ahora que los réferis de este torneo marcaron el punto negro: Pitana, Ricci, Osses y otros eran tan mediocres que se equivocaban para todos lados, así que no sigan con esa lesera. SOMOS CAMPEONES DE AMÉRICA Y DEBEMOS DISFRUTARLO. La promesa que se hizo tras la tanda de penales con Brasil en el último Mundial se cumplió. Y esta minisección cierra ahora de la mejor manera posible: con la Roja levantando la Copa. CHILE TIENE LA COPA EN SU CASA, ¡POR FIN!

Postdata: Pronto se vienen en One Way or Another, el hermano chico de NI, dos cartas abiertas: una para la Selección, y otra para Claudio Palma, el cantagoles de Canal 13 que sigue liderando la sintonía. Gracias a ellos la emoción tuvo mesa fija en estos fríos días. Manténganse alerta.

No hay comentarios: