14 abril, 2008

PUNTEOS, LOOPS Y DEMASES: repitiendo la dosis

CANCIONES PARA ATRAER LLUVIAS:
JAVIER BARRÍA + MATORRAL + JIRAFA ARDIENDO
Centro Cultural de España
viernes 11 de abril

Los presagios en un día nublado no coincidieron con el título de la velada, pero lo que sí llovió fue un arsenal de canciones, desde la escala más encendida de la juventud local. Comenzó Javier Barría, cantautor intimista que, el igual que Leo Quinteros, se vale estupendamente de los pedales que multiplican punteos y percusiones, y consigue alcanzar la belleza poética en sus versos, llegando incluso a parecer una versión ensoñada de Gepe ("Corté cuerda"). Su hermana lo acompañó a ratos con la viola. Puede que los tiempos muertos irriten un poco, pero vale la pena conocer a Barría. A continuación, el rock de a tres con el que Matorral cautiva, la electricidad que tiene raíz chilena (el ritmo de tonada de algunos temas) y que merece respeto; la reciente nominación a los Altazor, por RESONANCIA EN LA ZONA CENTRAL, avala esas ideas. (Un dato: Felipe Cadenasso, líder del power trío, teloneará al francés Benjamin Biolay el 26 de abril, en el Teatro Oriente.) En el último tramo, Jirafa Ardiendo continuó sacando a pasear el contenido de su reciente placa, PULMONÍA, lanzada el 5 de este mes en el Centro Arte Alameda. Han sobrevivido desde mediados de los noventas, con un perfil bajo y la frente en alto, más las señas de la sicodelia distorsionada y coloreada, y un cantante como Alejandro, carismático a tiempo completo: el susodicho solicita palmas, se acerca al público (poco le faltó para meterse más adentro, cual Residente de Calle 13), lo deja de pie a partir de una "Confío" (single del álbum anterior, PERSONA -2003-) elevada a niveles de himno, y le tira chicle jirafa. Tal era la complicidad, que en el cierre el respetable pudo cantarle el "Cumpleaños feliz"; el once del cuatro es su día. En el título hablo de repetir la dosis: eso es porque durante el año anterior ya tuve el placer de escuchar a Matorral y a Jirafa, en enero y julio respectivamente, usando ese auditorio. Acá repetido no salió podrido. Salió crecido.

No hay comentarios: