10 julio, 2006

MINIMALIAS Y MAXIMALIAS: Italia atrapó la cuarta estrella

Ayer se dio término a la Copa del Mundo de Fútbol en Alemania, la nº18 que se disputa. Se enfrentaron en el Estadio Olímpico de Berlín, Italia y Francia. Durante este apretado partido la selección gala tuvo en ascuas a los de Marcello Lippi (recuérdese la imagen del mismo técnico comiéndose las uñas durante el primer tiempo). Abrió el tanteador con un penal, antes de los 10 minutos, Zinedine Zidane, y ojo, que fue un tiro arriesgado que pudo no ser gol, pero la fortuna ahí estuvo del lado del 10 francés. Igualó Italia a los 19´ vía testazo de Marco Materazzi, una pelota muerta bien aprovechada en el corner. El alargue prolongó la tensión, y en medio sucede algo inesperado: Zidane se hace expulsar tontamente, justo en su último partido oficial, tras botar de un cabezazo al mismo Materazzi. Uf, le sucede hasta a los cracks más avezados. (Hoy se lee en los titulares del diario La Segunda que Zizou lo hizo porque el italiano le dijo terrorista y que su hermana era puta... Menudo floreo, mamma mia...) Los penales mostraron a unos italianos realmente seguros de sí mismos, que no fallaron nunca, llegando al éxtasis tras el tiro de Fabio Grosso. En el costado galo, David Trezeguet se equivocó. La Squadra Azzurra vuelve a campeonar, como lo hicieran la última vez en 1982, con Paolo Rossi como goleador. Reconocimiento indudable por los buenos momentos que mostraron durante el campeonato, con Buffon casi invicto, con Pirlo y sus volanteos mixtos, con Toni fogueándose, y todos entregando algo más que el simple juego defensivo que han cargado como lastre muchas veces, en la historia. Es su cuarta estrella, por si no se nota. La merecen.

No hay comentarios: