24 julio, 2006

INFOLIOS DE ESTE TIEMPO Y OTROS: el ojo erecto de Bertoni

Ellas. Caminando por las calles, mostrando e insinuando, múltiples y curvilíneas. El observador insiste en su goce al mirar, placer que deja entrever su soledad rotunda, un gesto que no puede ser tomado a la ligera.

Pues bien, ese es uno de los ejes fáciles de encontrar en lo que escribe Claudio Bertoni, con absoluto minimalismo desenfadado. Para más brújulas, propongo revisar JÓVENES BUENAS MOZAS (Cuarto Propio, Colección El Sonido y la Furia, 2002, prólogo de Alejandra Costamagna), que ahonda en la parte erótica, ya presente en DE VEZ EN CUANDO (1998).

Lo cierto es que el hablante común de este libro se concentra en todo tipo de féminas, incluso llegando a las adolescentes, sean colegialas o no, como se lee en "Sweet sixteen" o en "Fotografías de Sally Mann". Y tal interés se amplía hacia el lenguaje sucio, la exclamación sorprendida que tantos la pueden experimentar: siempre hay una mujer/que nos hace exclamar/e-n-t-r-e d-i-e-n-t-e-s://c o n c h a / de / tu / m a d r e ( "Nosotros mismos"). Y no sólo nos hacen decir eso, también nos reducen a otra cosa, lo dice en "Jeans a la cadera (II)": Entré a preguntar por un libro/y me encontré con el principio/de dos nalgas encuclilladas/y la línea de un calzón rosado.//Salí hecho/un estropajo. En un instante del libro vemos como es glorificado de veras el trasero, cómo nos puede mover, y aquí el éxtasis se concreta en un poema de cuatro páginas que más encima es una parodia perfecta de un fragmento correspondiente al libro ALTAZOR de Vicente Huidobro (el de los molinos, odiado por Juan Radrigán). Otra prueba de lo ya dicho es este "Walking around": ¿existe/algo más rico/que caminar/detrás de un buen poto? La breve segunda parte y final es más tendiente al amor mismo, con algo de cursilería que puede ser más necesaria que irritante, más del lado del sentido común que del lugar común. Por eso no estorba. Se agradece tener a Bertoni cerca, quien escribe hoy lo dice pues lo leyó en tiempos muertos precisos, como sus versos. No olvidemos que en este año la Universidad Diego Portales sacó la antología DICHO SEA DE PASO, que incluye material de todos los libros de Claudio, y creo que El Cansador Intrabajable y Sentado en la Cuneta aparecen completos allí.

No hay comentarios: