25 julio, 2017

TVMHTD: la renovación de Maldita Moda (con una mancha que tiene la pura cara de cuica)

Aquí vamos otra vez. MALDITA MODA (Chilevisión, sábado 22:30) ha renovado parte de sus elementos. El FASHION POLICE chileno (no lo digo yo, lo dijo quien entrevistó a Vesta Lugg para un diario de Atlanta) continúa con su cruzada por mostrarnos sin intermediarios cómo visten los especímenes de nuestro jet set (o "piojo set", mejor será), quienes sienten a menudo la presión de verse bien en cada evento, pagado o no pagado. Aunque algunos lleguen a decir, como en ese poema de la enorme Gladys González Solís, que Aquí no hay glamour, no faltan los que intentan alcanzar cierto aire de refinación y buen gusto, jugando con lo que tienen en sus respectivos armarios. Francisca García-Huidobro, alias Lady Fran o Lengua Madre, es la anfitriona oficial de una cita que puede catalogarse de dictablanda: el criterio de los panelistas al nominar a los mejores y peores vestidos de la semana es libre, pero a la larga la elección final depende de Fran, dictadora estilosa. Se mantienen Jordi Castell y Mariela Sotomayor, esta última una reconocida surtidora de comentarios divertidos, la versión post-posmoderna de la vieja cahuinera de la esquina (en el kiosco, en el almacén, en la peluquería), una mujer histriónica que le canta, le baila y hasta ha incursionado en el stand up comedy, como se vio en un capítulo del reprobado Minas al Poder. Entre las nuevas incorporaciones se encuentran el diseñador Nicanor Bravo y el italiano Marcelo Marocchino, dentro de un panel compuesto por siete personas. A continuación, desglosaré lo que es para mí, y sólo para mí, lo mejor y lo peor de esta temporada de MALDITA MODA.

LO MEJOR:
1) La nueva escenografía, con toques más geométricos, una pantalla al medio y una alfombra roja a un costado. Se da por superada la anterior, más deudora de FASHION POLICE. Ahora Jordi no se va a pitear ni una lámpara ni otra cosa.
2) Haber fichado a dos señoritas que aportan una alta dosis de frescura e interés genuino por la moda. Una es K3l Calderón, hija de la mismísima Raquel Argandoña que el año pasado estuvo sentada allí mismo. 7 años después de su recordado y exitoso paso por Fiebre de Baile (concurso donde conoció a su anterior novio, Pablo Schilling), Kelly Jelly regresa a las pantallas de CHV. La otra muchacha es Nicole Putz, reconocida bloguera cuya sola presencia estimula a escucharla hablar de las tendencias más recientes. Ambas son amigas de la mencionada Vesta Lugg, ex panelista del espacio.
3) Los tutoriales de peinados y maquillaje que suelen entregar Coca Oyarce y Charlie Mua, muy útiles para las féminas que siguen el programa. Lo que es uno, le doy más bola a la belleza evidente de ellas y la música que ponen de fondo (como pasa en el resto de los bloques, donde la electrónica abunda).
4) Revivir Cazadores de Moda, sección que antes hacía Vesta, con la Putz y Jordi alternándose para ir a buscar a los transeúntes que llevan bien puesto su outfit.

LO PEOR:
1) La Nueva y la Ex. ¿Qué cresta es eso? Ponerse a hablar del look de dos personajes que se supone son la pareja anterior y la actual de alguien, todo titulado como esa canción de Daddy Yankee, tan intragable como la mayoría de lo que ofrece el Big Boss (el mismo que sale mejor parado como animal de compañía, sea con Inna, Alexandra Stan o con Luis Fonsi en el inevitable "Despacito").
2) Aquí me quiero detener. El señor Carlos Valencia, productor de este programa y de PRIMER PLANO, la nave farandulera madre, ha tenido la idea lamentable de colarnos a Daniela Aránguiz, esposa del futbolista Jorge Valdivia, que acaba de volver a Colo Colo. Esta mujer, la misma que en un audio increpó a Juliette Junot y le dijo: tengo la pura cara de cuica, se sienta junto a los demás contertulios y se las da de conocer detalles de moda como si ella tuviera un ápice de clase. Todo en ella, incluyendo su tono de voz, irrita y podría provocar una diarrea como para ir a buscar la caja de Diaren. Le ha pegado palos a Valeria Ortega, Ignacia Allamand y Mari Almazabar sin arrugarse, como si fuera ella la gran dama bien lucida. No cabrita. Ya decía la sabiduría popular que aunque la mona se vista de seda mona queda. La Aránguiz es un ejemplo vivo de ello.

Como sea, la fiebre fashionista del sábado noche no piensa detenerse, con todo lo que ya describí, y puede que tengamos algún momento más disparatado como algunos del año pasado. Recuérdese a Marieloca hablando del "paquete" y la Fran encontrándose una mosca muerta. Nunca le ganarán al LUGARES QUE HABLAN (Canal 13) de Pancho Saavedra, pero igual aguantan.

No hay comentarios: