02 julio, 2017

MINIMALIAS Y MAXIMALIAS: un error de Marcelo Díaz le permitió a Alemania ganar la Copa Confederaciones

Hoy domingo se jugó la gran final de la Copa Confederaciones Rusia 2017. San Petersburgo fue el escenario en que Chile y Alemania repitieron el enfrentamiento que tuvieron en el Grupo B. La Roja no dejó de ir hacia adelante, generando posibilidades de gol que lamentablemente no se concretaron. Los alemanes, por su parte, prolongaron su apuesta por un fútbol pragmático, cuyos ejecutantes parecen unos robots muy hábiles, replegándose a la espera de un error del rival y atacando en contadas ocasiones. Justamente un yerro de los dirigidos de Juan Antonio Pizzi, con Marcelo Díaz como principal responsable, permitió que Lars Stindl (sí, el mismo del pepón en el partido precedente) convirtiera durante el primer tiempo el único gol que le dio el triunfo a los de Joachim Löw (alias Comemocos, XD). Uf... Tuvimos la posesión del balón, rematamos al arco bastante y cometimos menos faltas, pero la cosa es que esto se gana con goles y siendo precisos; ante rivales como este no hay que cometer errores, y en esta final uno mínimo nos privó de ganar un torneo por tercera vez consecutiva, tras la Copa América en casa y la Centenario en Estados Unidos. Dicho de otro modo: no pudimos mandar a Lars a laars, sino que él nos lo mandó a guardaars. Alemania gana la Confederaciones con un equipo joven que jugó como si fuera el titular, mérito propio y del mismísimo Löw. Nos vamos con las medallas de plata a casa. No deja de ser cierto, como decía el gran Eduardo Bonvallet, que ser segundo es ser el primero del último, pero de todos modos hay que aplaudir de pie a esta generación gloriosa. Vidal, Sánchez, Bravo, Medel, Isla y otros son un ejemplo claro de talento con la pelota en los pies, y ahora les queda el desafío de clasificar al Mundial del próximo año. Para eso deben ganarle a Paraguay, Bolivia y Ecuador y al menos empatar con Brasil, todo en las fechas finales de las Clasificatorias. Lo van a conseguir. Seguirán siendo protagonistas, para admiración de sus compatriotas y del resto del planeta. Gracias, muchachos.

No hay comentarios: