30 agosto, 2015

PUNTEOS, LOOPS Y DEMASES: pelirroja y fiestera


RIHANNA 
Loud
(SRP/Def Jam/Universal, 2010)

/SUPERPOP/ Faltando prácticamente un mes para que Robyn Rihanna Fenty se presente en el Estadio Nacional (antes pasará por el Rock in Rio), agarramos uno de sus álbumes y lo revisamos en esta tanda. LOUD corresponde a cuando la barbadense dejaba atrás (o al menos lo intentaba) su relación con Chris Brown; esos moretones dejaron su huella en parte del disco anterior, RATED R (2009). RiRi pasaba de sufrir en la "Russian roulette" a ponerse pelirroja y fiestera, sugiriendo que su colección de canciones para entrar en la segunda década del siglo XXI debía escucharse a alto volumen y sin parar, como declaraba a la Revista 40.

LOUD se gestó con Antonio "LA" Reid apañando a la intérprete en tareas de producción ejecutiva, más las manos de otros productores que esparcen sus ingredientes y colaboradores como Drake en "What´s my name", Nicki Minaj en "Raining men" y Eminem, este último en la continuación de ese "Love the way you lie" que se había entregado primero en un disco del propio Marshall. Lo abre "S&M", efectiva apología al sadomasoquismo de pulso electro cuyos na na na, come on! se clavan como cuchillos afilados en la mente (ni hablar de todo el provecho que PRIMER PLANO (Chilevisión) le sacó como cortina central). "Cheers (Drink to that)" es su himno de tomatera, con The Runners en las consolas y sampleos de Avril Lavigne. "Only girl (in the world)" aporta más energía y colorido. "Man down" la muestra como esa hembra que confiesa haberle disparado a quien la engañó, con trajeado reggae muy oportuno. La base de "Complicated" tiene un sabor IDM que uno no esperaba encontrar, mérito de C "Tricky" Stewart y Ester Dean. Ya en el terreno de los medios tiempos están "Fading", "Skin" y la entrañable "California King bed" (la última sería después usada en un comercial de Nivea). Cada traca hace que LOUD sea un álbum de valoración positiva en la discografía rihanesca y en el catálogo del pop oreja de raíces urbanas. Y las fotos del libreto son otro manjar.

No hay comentarios: