PAPELERÍA (o poesía): Relojería

No hay reloj que no hiera con sus palillos
girando y girando sobre el círculo
puesto sobre la pared o la piel en la espera
de quien desea volver a ver aquel diamante
o ganar otra piedra de confianza para tirar
hacia las ondas cristalinas. Horas, minutos
y segundos trabajan para aumentar
llagas que ni ellos saben que existen:
viven intensamente para que nosotros
sintamos las puntadas despiadadas una vez más
hasta que conseguimos lo que deseábamos
y se borra el tic tac inclemente
                                                 por un rato.

Comentarios

Entradas populares de este blog

MINIMALIAS Y MAXIMALIAS: mi obsesión por la modelo de Tricot

PUNTEOS, LOOPS Y DEMASES: bordado con mucho cariño

MINIMALIAS Y MAXIMALIAS: con ustedes, Marilia Kuhnen, ¡la Chica Tricot!