10 enero, 2017

PUNTEOS, LOOPS Y DEMASES: Jorge González en su despedida durante la Cumbre del Rock Chileno

El sábado llegó ese momento tan esperado. El Estadio Nacional listo para escuchar en plena Cumbre del Rock Chileno (todavía debe seguir la vacua discusión sobre si hay que poner artistas de otros géneros en el evento) a Jorge González ofreciendo su último show a lo grande. Acompañado por una banda donde figuraban entre otros Pedropiedra y Gonzalo Yáñez, el sanmiguelino hizo su mayor esfuerzo, con ciertas dificultades al vocalizar producto de ese accidente cerebrovascular que lo ha tenido en proceso de rehabilitación, entregando un repertorio que partió con temas de sus últimos discos, LIBRO (Plaza Independencia, 2013) y TRENES (Música & Entretenimiento, 2015), luego siguió con una breve parodia al "Knockin´ on Heaven´s door" de Bob Dylan y "La cumbia triste" de Gonzalo Martínez, ese proyecto de cumbia electrónica que formó en la segunda mitad de los 90 con Dandy Jack. No faltaron los clásicos de Los Prisioneros como "Brigada de negro", "Amiga mía", "Tren al sur" y "El baile de los que sobran", esta última junto a una integrante de Nadie. En mi apreciación particular, lo más jugado de este set acústico de Jorge fue traer a colación "Hombre", un tema oscuro y poco citado que aparecía en su debut solista, JORGE GONZÁLEZ (EMI, 1993). Algunos podrán decir que se ve morboso poner a González en esta instancia cuando todavía no se recupera completamente, pero de todos modos hay que agradecer su intención de hacer el gesto de mostrarse por última vez en el mismo Nacional donde se reunió con Claudio Narea y Miguel Tapia a fines de 2001. Servidor hubiera querido verlo allí, o en el Festival de Viña de 2003 (cuando en medio de "Sexo" cantaba: el curita con el sermón...). O en los tiempos del LIBRO, cuando hizo un concierto en Matucana 100. Ahora ya no se puede, pero igual se vale agradecerle a Jorge su choreza como compositor y como intérprete en todo momento. En el resto de América Latina también lo respetan como todo un héroe del rock en español. Alguien decía que los argentinos no pudieron despedirse de Cerati, y nosotros al menos tenemos a Jorge aún vivo para reconocerle sus méritos. Qué gran verdad. Lo que pasó el sábado fue importante. Eso sí, no tengo ganas de hablar aquí de la pelea tras bambalinas que involucró a los familiares de Jorge, los músicos que lo acompañaron y el representante Alfonso Carbone. Eso se lo dejo a los que desean quedarse con la chimuchina extramusical barriobajera.

No hay comentarios: