15 febrero, 2015

PUNTEOS, LOOPS Y DEMASES: recién adulta


NICOLE
Esperando Nada
(RCA/BMG, 1994)

/POP/ La niña Denisse Laval Soza, tras debutar con aquel TAL VEZ ME ESTOY ENAMORANDO (1989) producido por Juan Carlos Duque, no se volvió loca ni nada por el estilo: optó por seguir concentrada en sus últimos años de colegio, y al cerrar esa etapa retomaría su camino musical. Recién adulta y con un aura tierna y segura, Nicole regresaba con un segundo álbum producido por Tito Dávila, grabado en Madrid y masterizado en Buenos Aires. El hombre clave a la hora de convertir a ESPERANDO NADA en un buen disco es Claudio Quiñones, autor de un considerable puñado de temas como "Mundo perdido", "Va a llover" o "Sigo buscándote". A la hora de encajar versiones, aquí ella le pone su toque a "Esperando nada", original del ya fallecido Antonio Vega, quien lideró Nacha Pop. Igualmente recurre a "Sin gamulán", firmada por Andrés Calamaro durante su paso por Los Abuelos de la Nada, encarándola con una sensualidad juguetona en la justa medida. O se arrima a la chacarera de Litto Nebbia (quien fue líder de Los Gatos) y Juan Carlos Ingaramo llamada "Cuando yo me transforme".

Mas el motivo principal que potenció el impacto comercial de este segundo disco lanzado por Nicole fue una pieza de 5 minutos con Quiñones como autor: "Dame luz", caramelo delineado por la guitarra eléctrica y un órgano casi solemne para que entre la magia de la protagonista. Pop del que llega para acompañar y quedarse en la memoria por mucho tiempo en lo que durante 1995 fue el tema central de Amor a Domicilio, telenovela vespertina emitida por Canal 13. No olvidemos otros momentos bellos en el minutaje de ESPERANDO NADA, como "Sólo el mar", que cuenta con Francis Amat cofirmando y en el piano. O el delicado final en que ella y Quiñones ponen de su parte: "Con este sol", balada tal vez muy dulzona mas adorable para todo el que se diga fan. Un año después de su lanzamiento, ESPERANDO... llevaba vendidas más de 75.000 copias, logro que en 1996 la encaminó por primera vez al Festival de Viña. Nicole se asomaba al patio pop decidida a enamorar y quedarse, y así fue, en el corazón y la mente de una generación. Todo el que guarda la edición en cassette de este álbum puede confirmarlo.

No hay comentarios: