15 febrero, 2015

PUNTEOS, LOOPS Y DEMASES: de la quimera vaga al atrevimiento


NICOLE
Sueños en Tránsito
(RCA/BMG, 1997)

/POP ROCK/ELECTRÓNICA/ Pasada la página del éxito masivo que tuvo ESPERANDO NADA (1994) y el trago amargo de ver acortado su show en pleno Festival de Viña 1996 (según Mega, lo de ella tuvo baja sintonía), Nicole preparaba su tercer asalto, y no eran menores sus pretensiones. Logró dar con el teléfono de Gustavo Cerati para ver si se interesaba en producirla, y lo que parecía una quimera vaga al final se materializó: el entonces líder de unos Soda Stereo a punto de disolverse le dio el espaldarazo desde la consola a Denisse Laval Soza para un álbum que tuvo un sabor un poco más experimental, con más sonido de banda, haciendo uso de las atmósferas y los ritmos que se daban en la electrónica de esos años. Una dosis de dramatismo tipo Björk por aquí ("Amores sin voz"), por allá una pizca de drum n´ bass ("Piel lunar" y la secuela instrumental "Lunas", con la batería de Andrés Baeza doblando los ritmos), incluso una mezcla de tecnopop y shoegaze (en "No soy de nadie", firmada por Carola Bony, quien fue corista en el COLORES SANTOS (1992) de Cerati/Melero), todo eso tiene cabida en estos SUEÑOS EN TRÁNSITO que además mostraban atrevimiento lírico. Nicole podía hablar de cosas como el suicidio en la inaugural "Cielos", el lesbianismo en la muy sensual "Sirenas" (si tú escondes el amor que sientes/si tú no tienes hombres en la mente; Denisse quería video para tal sencillo pero no le hicieron caso, ergo en pleno siglo XXI que una pareja lésbica salga en el clip de "Románticos" simboliza una saludable revancha para ella) o la discriminación en el funk enrarecido de "Cuervos". No olvidemos los aportes de otros personajes como Sara Ugarte y Claudia Parra, entonces integrantes de las Venus: ambas le pasan la rockeraza "Todo lo que quiero", y Sara sola cede una "Tuve que herirme" cuyos primeros versos parecen un calco del "Hurt" de Nine Inch Nails (de verdad). Leo García, a la larga amigazo de Cerati, le regalaba "Noche", baladón acústico en el cual Nicole canta: te quiero porque sos como la noche, logrando que tal entonación argentinizada no le salga forzada, ¡y con Gustavo en los coros! El exitazo de SUEÑOS... es sin duda "Despiértame", número de rock secuenciado y sexy no lejos de Garbage y muy cerca de la gloria, una de las mejores canciones nicoleras por lejos, y una de las tracas de este elepé donde es coautor Sebastián Piga, integrante de Upa!; la propia Nicole y Andrés Sylleros comparten créditos. Hasta el día de hoy "Despiértame" en vivo suena casi igual a su versión de estudio, que no es poco. Y aunque este disco haya sido más riesgoso, cierra con otra love song desnuda tal como era "Con este sol" en el ESPERANDO NADA: hablo de "Verte reír", que su autora dedicó a su novio argentino de esos tiempos. Otro paso importante para una Nicole que vuelve a Viña como jurado e intérprete: le toca el martes 24 de febrero, la misma noche que Alejandro Fernández y Emmanuel. No creo que el Rafa Araneda le vaya a poner mala cara.

No hay comentarios: