PUNTEOS, LOOPS Y DEMASES: las cosas que hicieron Six by Seven

Enterados estamos de que el señor Chris Olley, conocido por liderar una banda británica llamada Six by Seven, y aparte de eso por mantener proyectos paralelos como Twelve y Fuck Me USA, armó este año su primer disco en solitario y a su nombre: A STREETCAR NAMED DISASTER, en plan más reposado (busquen por ahí los trozos de una sesión/entrevista que dio a la BBC). Motivación suficiente para hurgar de nuevo en dos álbumes de su grupo, el cual al principio tuvo parabienes, cuando THE THINGS WE MAKE (1998) asomaba su tapa azul; de ahí en adelante, la atención a su trabajo fue pocaza, lo cual siempre me pareció un despropósito, ya que Six by Seven planteaban cara con un rock deudor de los más ariscos exabruptos punk, el ruido de The Jesus and Mary Chain, la hipnosis a concho de Can o Spacemen 3 y la afectación bien graduada. Pongamos como primer y mejor ejemplo THE CLOSER YOU GET (Mantra, 2000), su segundo asalto. Parte con dos grageas muy violentas: "Eat junk become junk", cuyo coro suena a recado para quienes abusan del cuarto de libra y otras chatarras; y "Sawn off Metallica T-shirt", que con ese título causa gracia. "Ten places to die" parece elaborada para que un fan de Radiohead y otro de Deftones se den la mano de una puta vez, ¡lo juro! "New year" y "One easy ship away" aportan épica melodiosa. "My life is an accident" te traga y te escupe sin avisar. La pegada de "Don´t wanna stop" y "Slab Square" es efectiva. "England and a broken radio" pasa a contraluz. La arremetida de "Another love song" se puede bailar incluso. Así se tensa todo en THE CLOSER..., rematado por "Overnight success" y "100 & something Foxhall Road".

Siguiendo con THE WAY I FEEL TODAY (Mantra, 2002), la banda se reduce de quinteto a cuarteto para una oncena de temas que no oculta sus delicias envenenadas: pónganse "Flypaper for freaks", "Speed is in, speed is out" (bestial, no miento) o "Bad man", tracas mordientes siempre. Eso sí, los tientos melódicos adelantan sus tropas aquí, para que "So close" (single de adelanto en 2001) busque la ampulosidad cuasi emo, "I.O.U. love" sea un manjarazo con la vista puesta en The Church y su "Under the Milky Way" (¿guiño o plagio?; usted verá), "All my new best friends" sea un cariñito, y "American beer" fluya circular en torno a un sonido de acordeón. Lo que me inquieta más en este largo, fuera de los tres tracks que ya dije, es ese calambrazo noise pop para una tal "Karen O", que no sé si se refiere a la tipa de Yeah Yeah Yeahs o no... Un tercer round más matizado. Tras estos momentos, el sello que los editaba quebró, y por eso mismo inventaron la etiqueta Saturday Night Sunday Morning Records, con la que publicaron algunos elepés más.

Comentarios

Entradas populares de este blog

MINIMALIAS Y MAXIMALIAS: mi obsesión por la modelo de Tricot

PUNTEOS, LOOPS Y DEMASES: bordado con mucho cariño

MINIMALIAS Y MAXIMALIAS: con ustedes, Marilia Kuhnen, ¡la Chica Tricot!