12 octubre, 2006

INFOLIOS DE ESTE TIEMPO Y OTROS: muchas gracias, Erick

Para la mayoría que de algo se acuerda, Erick Pohlhammer era uno de los jurados de Cuánto Vale el Show? (Chilevisión, durante 1994), que a ciertos concursantes les regalaba mandarinas y ejemplares viejos de Deporte Total. Para los atentos lectores, quien escribía sobre fútbol durante esa misma época en Apsi (me acuerdo del poema "No me cae pésimo Bonvallet"), y más tarde en la revista Semanal del desaparecido diario El Metropolitano firmaba la columna El Tercer Ojo. Pohlhammer es eso, pero por sobre todo es un poeta cercano a la Generación del 70 (Rodrigo Lira, Claudio Bertoni, Raúl Zurita, Juan Luis Martínez entre ellos), que se desarrolló en libros como GRACIAS POR LA ATENCIÓN DISPENSADA (Sinfonteras, 1986). Allí están sus versos sobre la blancura cómplice de la portada y de cada página, y el encuentro es seguro con el amor, el acto de leer (idéntico por inasible al de lavar una taza, según el autor), la presencia de Dios en un obrero, el dolor de la mujer que va en la micro ("Usted") e incluso cierta narratividad por un lado solidaria y punzante ("Me dijo Miguel que se iba el lunes") y por otro cercana al delirio de Maquieira ("Un día el Presidente del Nuevo Chile"). Cada cosa aquí brilla a su manera, aunque pasen 20 años de esta edición, y si se la encuentran llévenla. En el fondo, las gracias hay que dárselas a él, que lo sepa.

No hay comentarios: