PAPELERÍA (o poesía): Imagen clavada

Nos dejamos de ver hace varios años.
Un día no encontré nada interesante
por hacer, así que miré algunos objetos
metidos en una pequeña caja. Tomé

unos alfileres, y por casualidad
di con tu foto cálida y sonriente:
me la puse, clavando
los alfileres en mi polera.

Cuando anduve por la calle
un señor vestido con plena formalidad
decidió preguntarme: -¿Usted
está buscando un cuerpo tirado al cemento

o hundido en aguas impuras?
-No le respondí, hacerlo
sería exponer mi pellejo por nada
ante todos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

MINIMALIAS Y MAXIMALIAS: mi obsesión por la modelo de Tricot

PUNTEOS, LOOPS Y DEMASES: bordado con mucho cariño

MINIMALIAS Y MAXIMALIAS: con ustedes, Marilia Kuhnen, ¡la Chica Tricot!