03 agosto, 2006

MINIMALIAS Y MAXIMALIAS: lo que salió de hoy

1) Cuando empiezo a barrer lo que hay, me llevo una sorpresa nada de alentadora: uno de los contenedores de basura fue quemado anoche. Quedó reducido a cualquier cosa, aunque diría que parecía un silla deforme. Pegado a eso, la basura que había sido arrojada allí, incluido el pasto que corté y un envase de Come Solito; los reconocí de inmediato. Menos mal que en los centímetros restantes no había tanto desperdicio, pues eso me permitía volver al punto irritante y dejar en mejor destino esas cosas. ¿Para qué arrojar en el tiesto material inflamable? Idiotas, pobrecitos... Recuerdo haber visto en las calles de Estación Central alguna vez unos contenedores parecidos; en la tapa de ellos se leía en inglés una advertencia que pedía no arrojar ceniceros, o algo así. Cuando le pregunté a la gente del camión me dijeron que la anomalía ya estaba notificada, así que ese tiesto tendrá sustitución.

2) Alguien que vive cerca de allí estuvo hoy sacando cachureos. En el transcurso del día me fijé en varios de ellos y me quedé con algunos. Por ejemplo, revistas, estuches de cassettes, lápices, el libro de Don Francisco ¿QUIÉN SOY YO?, y una hoja de La Segunda (noviembre 1996) donde aparecía lo que sucedió con el corte del espacio radial de Eduardo Bonvallet en Radio Nacional, en plena ronda de varapalos hacia un dirigente del fútbol...

No hay comentarios: