09 julio, 2016

MINIMALIAS Y MAXIMALIAS: Erika Olivera habló de los abusos que sufrió por cuenta de su padrastro

En estos días se habla mucho de Erika Olivera, no sólo porque será nuestra abanderada en los Juegos Olímpicos a realizarse en Río de Janeiro. También resuena su nombre a causa de una entrevista concedida a la Revista Sábado de El Mercurio, donde hablaba sin ocultar nada sobre momentos durísimos que vivió cuando niña: su padrastro abusó de ella durante 10 años, una realidad a todas luces cruda que debió resistir preparándose para ser alguien más allá de sus orígenes. Su mamá no le creyó en un principio, pero con el tiempo se tuvo que enfrentar el entorno familiar a la verdad, ya que uno de sus hermanos se enfrentó a ese monstruo, el mismo que en los últimos años se las daba de pastor evangélico, usando esa inclinación religiosa para desviar la atención. Mala manera de tapar la inmundicia cometida, el daño terrible por el que Erika pasó. Ella lo denunció, aunque de momento es difícil que la justicia tome una decisión para castigar al abusador, pues se dice que el delito prescribió por haber ocurrido hace mucho tiempo. Como sea, sale a la luz otro testimonio de alguien que vivió su infancia aguantando vejaciones, como tantos otros que han pasado por lo mismo. Se agradece la valentía de Erika a la hora de contar todo eso en público, aunque eso traiga como consecuencia que su teléfono no pare de sonar, pues los medios se alborotan cuando aparece una noticia tan especial. Pero de todos modos estuvo hablando para PRIMER PLANO (Chilevisión) en la edición de ayer, emocionada y muy clara en cada respuesta. La maratonista está corriendo más allá de sus dificultades ya dichas, fortaleciéndose camino a otro desafío como serán estas Olimpíadas. Chile se enorgullece de ella y espera que triunfe, porque se lo merece.

No hay comentarios: